Viernes 19 julio 2019

Logo Central America Link

Un robot para uso quirúrgico genera polémica en Uruguay

Miércoles 01 febrero, 2012


Uruguay/DPA/Prensa.com - El gobierno uruguayo prohibió el uso de un robot quirúrgico en una institución privada de asistencia médica, lo que provocó una polémica sobre las nuevas tecnologías y los límites entre lo público y lo privado.

El presidente de la Junta Nacional de Salud (Junasa), Luis Gallo, explicó este martes que la importación se hizo sin autorización y que el país no está preparado para esta tecnología.

"Estamos hablando de que este aparato cuesta aproximadamente un millón de dólares y el mantenimiento alrededor de 150 mil dólares por año. Sin un estudio económico financiero y sin un sistema de complementación institucional, no nos parece que una institución pueda traerlo", dijo Gallo.

El funcionario agregó que incorporar un aparato de esa complejidad "no es como un auto que uno puede importarlo y traerlo". "Es un equipo de alta tecnología que tiene un control específico por parte del ministerio. Esto pasa con todos los aparatos", indicó.

Gallo criticó el hecho de que cualquier institución de medicina privada pueda importar lo que quiera "para hacer dinero", porque el gobierno tiene la obligación de velar por la salud de toda la población y de esa manera organizar los servicios de asistencia.

En ese sentido, el actual gobierno del presidente, José Mujica, lanzó una campaña para estimular a los médicos a que se radiquen en el interior del país y ha criticado que la alta tecnología médica se encuentra en Montevideo, la capital, y en un radio de unos 2 mil metros, casi en el centro de la ciudad.

Las autoridades uruguayas procuran que funcione en el país un sistema de complementación de servicios de salud entre lo público y lo privado para bajar costos por el uso compartido.

El robot de la polémica se llama "Davinci" y está considerado lo más moderno en materia quirúrgica, ya que permite intervenir a los pacientes con mayor precisión y reduce los riesgos de daños colaterales.

Fuente: Prensa.com