Martes 22 septiembre 2020

Logo Central America Link

Una nefasta negación a la concertación

Viernes 15 octubre, 2010


Rafael Rodríguez Loucel
La Prensa Gráfica, El Salvador

El Salvador se caracteriza por un quehacer político de poca profesionalidad y en algunos casos particulares y aislados de falta de ética. Ese accionar se ha realizado en un entorno de subdesarrollo secular y en el presente en una exacerbación de una crisis interna de orden estructural acumulada.

El accionar político refleja una polarización y egoísmo extremos, se vuelve más nefasto en un país empobrecido en el cual el 20% de la población recibe el 3% del ingreso, con una nula capacidad productiva - exportadora, y extremadamente endeudado. Dicho entorno hace difícil los intentos de concertación, obviamente necesarios en este maltrecho país. Esa negación sistemática equivale a estar consciente de padecer una grave enfermedad y negarse a someterse a un tratamiento.

Disculpas por mencionar un hecho, la muerte de Manyula, que vino a los cinco años de edad, residió enEl Salvador durante 55 años, fue testigo de terremotos, lluvias, derrumbes, conflictos bélicos, políticas económicas erradas y una crisis nacional integral. Y aunque “solo fue una elefanta” llegó a ser una especie de símbolo para mucha gente, como lo fue el colón como moneda nacional y la política monetaria en el quehacer macroeconómico del país. 

El país requiere una buena dosis de sentido de pertenencia e identidad, semejante al que demostró un paquidermo, que inexpresivamente se identificó con esos que laboran y tributan y solo desean que el país retorne a un entorno de paz y de trabajo. Pues de la misma manera habemos muchos que hemos laborado en este país por muchos años, contribuyendo desde nuestra respectiva trinchera, aportando ideas y conocimiento a pesar de muchos obstáculos y de injusticias; pero que primordialmente deseamos “desinteresadamente” que la nación que Dios nos asignó supere ese estancamiento que se advierte en todas las actividades del quehacer nacional.

El país debe de salir de esa postración económica que ha mantenido por años, al no poder diversificar su base productiva-exportadora, al no generar más riqueza, ni un mayor ingreso con equidad. El país ha entrado en una involución que requiere de medidas, novedosas, concertadas, de consenso nacional y que obligan a la participación activa y decidida de la mayoría que califican como buenos ciudadanos.

Leer más…