Jueves 18 julio 2019

Logo Central America Link

Única opción para frenar la pobreza

Martes 18 octubre, 2011


José Eguren
El Heraldo, Honduras

Este año, la población mundial llegará a 7 mil millones de personas, con más de la mitad de ellas viviendo en pobreza. Tomando en cuenta los efectos de la crisis financiera del 2009, se estima que a finales del 2010, alrededor de 64 millones de personas adicionales estaban viviendo en extrema pobreza.

La pobreza es multidimensional. El simple hecho de vivir en pobreza limita a las personas y a sus futuras generaciones a gozar de una salud, educación, vivienda y empleo dignos. Por ende, en la actualidad se habla no solo de pobreza económica, sino también de pobreza de oportunidades. La pobreza aumenta los niveles de desigualdad e inequidad, violencia e inseguridad, promoviendo a su vez el uso insostenible de los recursos. Aunque se han registrado iniciativas que apuntan hacia un uso adecuado de recursos sostenibles en el mundo, es necesario reforzar su implementación y educar a la población sobre los beneficios de adoptar prácticas amigables al medio ambiente que vayan en consonancia con esfuerzos en el combate a la pobreza.

Las consecuencias de vivir en pobreza comienzan a ser evidentes a partir de la infancia, de manera muchas veces irreversible, y teniendo impactos directos negativos sobre nuestra esperanza de vida y el desarrollo de nuestras potencialidades.

En el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), Honduras se comprometió a reducir a la mitad el porcentaje de personas cuyos ingresos son menores a un dólar por día, al igual que el número de personas que padecen hambre. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), a mayo de 2010 el 60.0 por ciento de los hogares vivía en una situación de pobreza, con ingresos insuficientes para cubrir el costo de la canasta básica de consumo de bienes y servicios. El 39.1 por ciento de los hogares se encontraba en pobreza extrema, es decir, con ingresos que nos les permitían cubrir el costo de una alimentación mínima. El avance en este campo ha sido lento, Ya que durante el periodo 2001-2009, la pobreza bajó en 4.9 puntos porcentuales. Por su parte, la pobreza extrema, se redujo en 7.8 puntos porcentuales.

Invertir en un desarrollo sostenible no es más un asunto de elección. Es nuestra única opción si deseamos tener un futuro seguro y pacífico para nuestra sociedad global en el cual todas las personas tengan acceso a recursos sostenibles, -alimentos, agua, y los medios para disfrutar de una vida digna- como lo expresara Helen Clark, Administradora del PNUD, en su mensaje en ocasión al Día Internacional para la Erradicación de la pobreza, que se celebró ayer 17 de octubre.

Leer más...