Jueves 29 julio 2021

Logo Central America Link

Urge una Reforma Fiscal

Jueves 25 noviembre, 2010


Federico Bauer Rodríguez
El Periódico, Guatemala

La semana pasada me quedé explicando cómo, un sistema tributario que respeta el principio de igualdad ante la ley, consiste en gravar las utilidades y los honorarios con un ISR de tasa única (flat-tax), en gravar el consumo con un IVA (excepto la canasta básica) igual al ISR, en gravar la propiedad con un IUSI basado en avalúos similares a los de los bancos, y en gravar las importaciones con un arancel unificado.

Este sistema debiera incentivar el ahorro, la inversión y la generación de empleo, en adición a ser lo suficientemente simple para incrementar el número de contribuyentes en la economía formal. Sin embargo, aunque el sistema de recaudación sea el mejor, todo se quedará en buenas intenciones si no tenemos una ejecución presupuestaria equilibrada, eficiente, y transparente, la cual maximice la eficacia de la función del Estado.

Los comentarios a mi propuesta son negativos desde la izquierda porque ellos quisieran un ISR del 100 por ciento, también desde el ala libertaria, porque ellos quisieran un ISR del 0 por ciento, por supuesto que del sector que goza de exoneraciones, de los banqueros por mi propuesta de aplicar la ley a los bancos offshore, y especialmente desde el grupo que goza de protección arancelaria, en el cual se encuentran la mayoría de las grandes empresas. 

Esto era de esperarse, pero mi propuesta aunque no sea tan popular con las elites, cumple con el principio de igualdad ante la ley, y beneficia a millones de personas, en adición a ser una propuesta que mejora la recaudación fiscal.

Pero la propuesta no debe quedarse en el lado del ingreso, ya que para lograr el mayor bienestar para el mayor número de miembros de la sociedad, el presupuesto debe estar elaborado con base en las prioridades de la población, y no de los políticos, teniendo en cuenta siempre el concepto de costo de oportunidad. El concepto de costo de oportunidad consiste en que todas las decisiones tienen un costo monetario, y otro equivalente a lo que se dejó de hacer.

Leer más…