Domingo 18 agosto 2019

Logo Central America Link

Y ahora, a la realidad

Miércoles 09 noviembre, 2011


Ileana Alamilla
Prensa Libre, Guatemala

Con el triunfo de Otto Pérez Molina culmina una larga, tediosa y muy costosa campaña electoral y empieza el camino, empedrado por cierto, rumbo a la difícil tarea de gobernar un país urgido del impulso de un plan de gobierno que, por lo menos, le dé un empujón para sacarlo de la crisis estructural en que se encuentra, con altos niveles de polarización social. El presidente electo convocó a su equipo a la primera reunión, después de anunciado el triunfo, con el argumento de que “no hay tiempo para celebrar”.

Para muchos, tampoco hay motivos de celebración mientras no veamos que ciertamente los numerosos compromisos firmados y las ofertas de campaña sean efectivamente honradas.

Dedicó sus primeras palabras a la dirigencia política y social, a quienes hizo un llamado a construir un gobierno de unidad nacional, propuesta que nos es muy familiar y que usualmente ni es atendida ni puesta en práctica. Su administración encontrará enormes dificultades, muchas labradas por su propio partido, al haber entorpecido la agenda legislativa, pues hay todavía asuntos pendientes, entre ellos la aprobación de préstamos indispensables para financiar el presupuesto vigente.

Ratificó lo que fue su bandera política en las dos campañas: el tema de seguridad, uno de los más sensibles para gran parte de la población. Pero las mayorías necesitan alimentos y trabajo, satisfacer sus necesidades de salud y educación y todo esto tiene que ver con el combate a la pobreza, indispensable para atacar la desnutrición infantil.

Por eso es alentador que también se le escuchara reiterar que cumpliría con el impulso al desarrollo rural integral, la búsqueda de un pacto fiscal y continuar con los programas sociales de manera institucionalizada.

El equipo de Pérez debe tener presente la realidad que dice conocer y poner en práctica las propuestas de Desarrollo Rural Integral que recibió de Asíes y de las Universidades San Carlos y Landívar, en combinación su programa de Hambre 0, la Súper Tortilla y lo que le ofreció al movimiento campesino.

Su gobierno estará en la mira de la comunidad internacional, de la cooperación, de un sector de la sociedad civil que ejercerán una férrea auditoría social, pues el general llega con el estigma del conflicto armado y de haber sido parte de los gobiernos contrainsurgentes, aunque en su hoja de vida también aparezca con letra muy pequeñita, el haber sido uno de los signatarios de la paz y parte de la oficialidad que en el Ejército estuvo a favor del fin del conflicto armado a través de la negociación política, lo que en su institución le provocó resquemores. Ayer él recordó este hecho y se comprometió con el cumplimiento de los Acuerdos de Paz.

El presidente electo tiene a su favor una cantidad significativa de votos que le dio el triunfo, lo cual le ofrece un buen escenario de legitimidad para el inicio de su mandato el próximo 14 de enero. Será el primer gobierno con una mujer en el cargo de la Vicepresidencia, un hecho histórico que aplaudimos. Pérez debe atender el consejo del presidente Colom: piense cómo estará el último día de su mandato.

Leer más...