Lunes 18 noviembre 2019

Logo Central America Link

Yo tenía diez perritos

Viernes 25 junio, 2010


Juan Luis Font
El Periódico, Guatemala


El Gobierno perdió en diez días a tres Ministros. El presidente del Congreso se aleja del partido oficial y el Secretario Privado querría irse.

El Ejecutivo parece un serpentario. Ahora se habla de la probable salida del secretario privado de la Presidencia, Gustavo Alejos, por la supuesta confrontación permanente con la esposa del Presidente. Alejos estaría pagando el costo de intentar, por orden de Colom, limitar el poder de la Primera Dama, tarea que el Presidente prefiere no asumir de forma directa. Como consecuencia de esas escaramuzas se explica la separación del presidente del Congreso, Roberto Alejos, hermano de Gustavo, de la cúpula de la UNE. Todas las teorías respecto a  la crisis del gobierno conducen de una u otra manera hacia un mismo punto: el papel que juega Sandra Torres y sus ambiciones electorales.

Eso habría influido de alguna manera en la salida de Juan Alberto Fuentes Knight del gabinete.  Ante la precariedad de recursos del Estado y la imposibilidad de mejorarlos, Fuentes habría preferido marcharse. Sobre todo, porque es imposible contener el gasto público. El ministro saliente apenas tuvo opción de delinear los rubros de gasto. Esto en buena medida porque el presupuesto guatemalteco es muy rígido y está cargado de obligaciones, y también porque la esposa del Presidente exige el financiamiento de sus programas y no acepta un no por respuesta. Ella es más rígida que el presupuesto.
Si a esto se suma que el Gobierno se ha visto obligado también a comprometer recursos a cambio del voto favorable de los diputados, queda muy poco por distribuir o recortar.

Con la proximidad del año electoral los aliados se han vuelto prácticamente incomprables e inapetentes, porque comprenden que sus mejores posibilidades de reelección, o el negocio más redituable en el corto plazo, se encuentra lejos del oficialismo.
De manera que cada vez se aleja más la opción de contratar nueva deuda y menos aún de realizar una reforma, una reformita o aunque sólo fuera un ajuste fiscal.

Leer más…