Lunes 4 julio 2022

Logo Central America Link

Zetas llenan huecos del CAFTA

Lunes 22 septiembre, 2014


La ola de niños centroamericanos que busca asilo en los Estados Unidos refleja fallas fundamentales en el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y los Estados Unidos, y en el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte entre Estados Unidos, México y Canadá.

Por otro lado, en una nota positiva, las necesidades de los migrantes de la región están motivando al menos a un cartel mexicano a prestar servicios, que se basan en las buenas prácticas comerciales, en lugar de la fuerza bruta.

En lo que se refiere a los acuerdos comerciales, ninguno de esos dos incluye el derecho a la movilidad laboral.

Como tales, hacen poco para reducir las diferencias de presión entre el país más rico del mundo, por un lado, y por otro algunos de los más pobres.

Uno de los propósitos de los acuerdos comerciales es fomentar la inversión, al garantizar la protección de los inversores de la interferencia del estado injusto.

Pero a pesar de este beneficio, junto con el de la liberalización del comercio, la inversión estadounidense en los tres países centroamericanos más pobres ha creado pocos puestos de trabajo en El Salvador, Guatemala y Honduras, como resultado de que cientos de miles de migrantes cada año siguen entrando en Estados Unidos.

Mientras tanto, podríamos estar viendo una nueva madurez en las organizaciones criminales de México, que buscan beneficiarse de la avalancha de migrantes.

En lugar de extorsionar a los refugiados centroamericanos, varios miembros del cartel Zeta ahora ofrecen servicios de asesoría.

Por $9.000, los refugiados obtienen un servicio premium, incluidos vuelos a las ciudades fronterizas mexicanas.

A partir de ahí, los asesores utilizan sus contactos para conseguir la entrada a Estados Unidos de sus clientes.

Por $3.000, el precio más bajo, los migrantes pasan hasta una semana atravesando México en autobús o furgoneta, y en algunos casos tienen que cruzar la frontera en balsa o por túnel.

Desde sus orígenes en el noreste de México, los Zetas son influyentes en un corredor, que va desde Guatemala hasta Texas.