Sábado 4 diciembre 2021

Logo Central America Link

Zonas francas panameñas: reglas flexibles atraerían a inversores

Jueves 10 mayo, 2012


A fin de que sus zonas francas sean más atractivas para las empresas extranjeras, Panamá ha liberalizado sus normas en materia de recursos humanos, así como en el área de migración.

En cuanto a la migración se refiere, un extranjero que invierta por lo menos $250 mil en una zona franca, o en una procesadora que opera allí, ahora tiene una trayectoria acelerada a la residencia permanente.

Mientras tanto, un ejecutivo extranjero de una compañía tal, rápidamente obtiene la residencia temporal, incluido el derecho de trabajar en Panamá.

En relación con las normas de mano de obra, un cambio importante consiste en el derecho de una empresa de zona franca, de negociar los horarios con los empleados locales, incluida la opción de designar el domingo como día de trabajo, con salario normal.

Las normas anteriores especificaban que el día no laborable de cada semana, debía ser el domingo.

Otro cambio significativo permite a la empresa reducir el personal, si los ingresos han disminuido.

Un empleado que ha sido despedido, puede apelar a un tribunal laboral, si él o ella piensa que el despido fue injustificado.

Pero el nuevo mecanismo es más flexible que el anterior, bajo el cual la empresa no podía despedir a nadie, sin autorización previa del tribunal.

Además, las nuevas reglas, que entraron en vigor el 1 de marzo, permiten a la empresa dar bonos por desempeño, así como otros incentivos a los empleados, sin que estos pagos estén sujetos a la obligación de pagar varios impuestos y beneficios. 

Al mismo tiempo, el costo del alquiler del espacio en una zona franca puede aumentar, como consecuencia de una obligación de los propietarios, de pagar el impuesto sobre la renta del 5% sobre los dividendos emitidos a los accionistas.

Previamente, las utilidades de las zonas francas eran libres de este gravamen.

El tributo sobre las ganancias distribuidas tiene por objeto poner a Panamá en conformidad con los requisitos de la Organización Mundial del Comercio, que entrarán en vigor a principios de 2016.